Pérame, pérame, pérame: Pepe Meade

En las últimas dos semanas de campaña diversos noticiarios se han subido al tren de invitar candidatos para platicar, debatir y cuestionar sus propuestas y posturas. Por un lado, Televisa revivió el programa de opinión, Tercer Grado, con sus periodistas y panelistas de cabecera, donde Ricardo Anaya estuvo el miércoles. TV Azteca, invitó a López Obrador a una entrevista exclusiva en Hechos de la noche con Javier Alatorre y por último, Milenio TV, que tuvo como su más reciente invitado a Pepe Meade.

Meade está preparado, pero la orataria no se le da. El lunes pasado en Tercer Grado, trató de conquistar con sus chistes de tío aburrido, se le olvidó el nombre de su nuevo libro, su Nombre, unos genios y el #YoMero que lo caracterizan, no se hicieron esperar. El candidato es experto en temas económicos, de política exterior y desarrollo social, pero ni esto lo ha podido despegar del tercer lugar. Le falta carisma, es un personaje gris, no tiene ese punch para conectar con la gente y, si le sumamos que su campaña aún no define sus ejes, es decir, hace un mes no tenía un sólo partido, pero ahora no se quita la chamarrita roja, ¿entonces? Para dónde va su candidatura…

Aunque, hay algo que ha hecho bien el querido Pepe durante su campaña, han sido sus múltiples Peñanietadas, el alumno está a punto de superar al maestro. Hace poco se le salió un “volvido” en pleno mítin y bueno, su más reciente creación es el PÉRAME. Lo dijo tantas veces en el panel de Carlos Marín, que hasta perdimos la cuenta.

Sí, el diplomático, ciudadano y apartidista, se defendió con una palabra inexistente. Sus pérame, pérame, parecían gritos de auxilio, ya que, conforme iban avanzando las preguntas, el candidato se fue enojando y no pudo esconder su disgusto por los cuesitonamientos de Héctor Aguilar Camín, Carlos Puig, Azucena Uresti, Jesús Silva Herzog y Juan Palbo Becerra-Acosta, quienes completaron la mesa.

Les dejo algunos memes, ¿no?

Deja un comentario